lunes, septiembre 04, 2006

El partido perfecto, la victoria soñada, la derrota más cruel.


Image Hosted by ImageShack.us




La representación táctica más perfecta en el baloncesto contemporáneo. Así definí el encuentro media hora después de finalizar el torneo. Si bien la victoria contra Alemania se rozó la perfección la exhibición de ayer rozó lo sublime. Un más allá deportivo que, a falta de éxitos futuros, obtendrá el mismo impacto mediático similar a Santana, Ballesteros, Induráin, Nadal o Fernando Alonso. Deportistas que no han alcanzado no sólo la gloria sino que se instalan en lo único meramente deportivo. Lugar reservado no sólo para los primeros que adquieren el triundo sino más bien para los que a través de ello su presencia produce un antes y un después en el contexto. Porque no cabe duda que se regenerará una tendencia de cambio a partir de ahora.

Para alcanzar lo sublime en el baloncesto no es necesaria una exhibición ni ofensiva ni defensiva, simplemente con la táctica como principal argumento bastaría para ello. España no ha realizado un torneo fundamentándolo en la calidad, que la hubo, ni en el físico, que se dispone. La selección ha basado su progreso en el torneo a partir de la organización táctica. La táctica como equilibrio del talento con la albañileria, produciendo una sensación que no puede ni debe dejar indiferente al espectador que lo percibe. No se disputó unicamente un acontecimiento deportivo, un partido donde hay vencedores y vencidos. Fue la puesta en escena de todo un sello distintivo de como entender el baloncesto. Una ideologia.

El inicio del partido, como viene siendo de costumbre en España, fue lo que marcó la tendencia. España sin su referente mediático cambió el guión de juego. Un guión alrededor a su otro referente, Jorge Garbajosa, para mí sin percepciones románticas el verdadero MVP del torneo. Sin su principal motivo, la selección giró en torno al concepto de juego desarrollado por Unicaja, con Cabezas, Berni Rodriguez y el mismo Garbajosa. El mismo sello distintivo construyendo el partido a partir de la pintura. No sólo era la defensa zonal lo que hizo crecer a la selección en el partido, sino el movimiento de piezas como si de peones se tratara en la misma pista. Fueron las permutaciones en la cancha lo que descentró al rival, un rival que se empequeñecía porque no sabía como actuar en el momento más decisivo. Se quedaron en blanco. El momento más cruel cuando se trata no del alumno más inteligente, sino del más metódico y responsable de la clase en su prueba más importante. Al rival le cambiaron un examen nada más empezarlo y lo que antes era seguridad y confianza ahora se convertía en terror y dudas. Muchas dudas.

Grecia no perdió ayer por encestar menos canastas o conseguir menos rebotes que su rival. Los helenos perdieron porque no sabían como actuar ni antes ni durante el partido. Los griegos pensaron que estudiando y desarrollando el mismo examen les bastaría con sacar buena nota. El mismo planteamiento sin Papaloukas ni Spanoulis ni Schortsanitis en la cancha. Los griegos renunciaron a tomar el ritmo en el primer cuarto, que es justamente cuando se le tiene que hacer callar a la selección española, lo que hizo Argentina justamente dos días antes. Salieron en el segundo cuarto y en vez de servir como revulsivo quedaron delatados en la cancha. Giannakis consiguió que se focalizara el recurso griego para conseguir el dominio y esto ayudó a que la defensa española cambiara sus prioridades. Berni Rodriguez secando a Papaloukas y Marc Gasol y Garbajosa haciendo lo propio con Schortsanitis. Un detalle lo evidencia, Schortsanitis en 7 minutos hizo 3 faltas personales. Grecia centraba en él su incomodidad en la pista.

Podríamos coincidir en que el partido acabó en el segundo cuarto. España en ese momento ya se sentía campeona y se dedicó a dormir de manera futbolera el partido. Si en los dos primeros cuartos España hizo 43 puntos en los dos últimos sólo anotaron 27 puntos. Pero es que los griegos sólo anotaron 47 puntos en todo el partido. Los griegos mentalmente no conseguían despegarse del rival mientras que la selección española tenía muchas facilidades para anotar. España anotó ni más ni menos que 12 triples. 36 de los 70 puntos anotados. Unos se presentaron seguros y otros en su estado más vulnerable. Unos alcanzaron lo sublime y otros se conformaron con lo ridículo.

Tanta perfección no suele venir por casualidad. Creo que España se fortaleció en el partido contra Argentina, momento en que se desnudaron y se mostraron las pequeñas "vergüenzas" de esta selección. Este fortalecimiento en este momento tampoco reside en el azar, sino que esta basado en la madurez deportiva y colectiva del grupo. Estos jugadores en su núcleo principal no son los post-adolescentes engreídos que se concentraban con excesiva suficiencia durante sus partidos. Si bien las otras competiciones no se prepararon con esa madurez por falta de esa veteranía o por la falta de esos líderes de vestuario capaces de guiar a estos jovenes jugadores, ahora se han afrontado por haberse curtido en esas derrotas, bofetada a cuál más dura. Repasando el analisis previo concluía que el verdadero rival de España no eran los equipos sino ella misma. Tenía que llegar el momento de dejar de ser un niño y actuar como adultos y ahora el mundo entero se ha dado cuenta de ello.



El partido perfecto según Alfredo Relaño

Martí Perarnau y su reflexión sobre este grupo de jugadores

Santi Nolla en el Mundo Deportivo

Marca y su triunfalismo crónico

Josep Maria Casanovas y su visión en Sport.

El éxtasis según el País.

El análisis previo de España

La visión de Velimir

La opinión de Hoeman.


Etiquetas:

5 Comments:

At 4/9/06 20:36, Blogger zaragocista said...

La verdad eres un crack valorando partidos, pero en esta ocasion, lo que se debe hacer es dejarse llevar por la euforia y disfrutar.
Yo no soy un experto, pero asi en lineas generales, destacar la defensa española, solo parecida a la del primer cuarto de Lituania, y la variedad ofensiva, con un Felipe omnipresente y los tiritos de Navarro y Garbajosa por fuera.

 
At 4/9/06 20:39, Blogger hoeman said...

Análisis perfecto, de crack.

Si acaso me gustaría darle el mérito que se merecen al staff técnico por el estudio con total conocimiento del rival y la ejecución de los antidotos a sus piezas claves, sin renunciar al estilo de juego español.

Para mi las claves por orden de importancia:

1. Secar a Papaloukas (Berni es un jugador que me encanta, se crece en los momentos difíciles).

2. El inicio. Yannakis quiso comenzar como siempre, con desventaja para después remontar el partido poco a poco. Pero no vió que cuando España coge una gran diferencia es imposible recuperarsela, y a las pruebas me remito.

3. Anulación a los 5s (Papdopulos y Baby Shaq), que desintoxicaban el juego griego.

4. Spanoulis no se sintió cómodo en ningun momento.


Y después lo de siempre: juego en equipo, rotaciones adecuadas y acertadas, aportación de cada integrante, carácter, ayudas, mentalidad,...

 
At 4/9/06 22:20, Blogger Capità Enciam said...

@zaragocista y hoeman,

Coincido plenamente en el papel de Pepu como entrenador. De hecho avanzo que estoy preparando un post sobre él.

Tal como señala Hoeman el parar a Papadopoulos era primordial. Es un pivot que hace muy buenos movimientos de espaldas al aro.

Para ello reivindico la labor de Jorge Garbajosa, injustamente poco valorada en beneficio del hermanísimo que parece ser que haya sido quien nos ha hecho ganar el torneo. Y no es fobia puesto que considero que Marc Gasol es una opción para el futuro pero me entristece que no se haya ensalzado la labor del madrileño.

 
At 5/9/06 12:43, Anonymous joanpa said...

hola capità,
he venido siguiendo tu visión del mundial de basket aunque nunca había escrito, pero hoy lo hago para felicitarte. realmente tus análisis son muy buenos

este mundial a mí solo me plantea una duda, no sé si tu me la sabrás responder:
España ha demostrado con creces ser la mejor selección del mundo, pero... qué hubiese pasado si EEUU hace un equipo con Duncan, Bryant, Shaq..?
¿Por qué nunca EEUU hace un equipo con los realmente mejores? Solo lo hizo en Barcelona92, si mal no recuerdo.
No sé, siempre me queda aquello que si EEUU quisiera, se llevaría el mundial de calle, aunque no por ello deja de tener mérito el triunfo de españa

 
At 5/9/06 13:03, Blogger Capità Enciam said...

@joanpa,

Ante todo agradecerte tus visitas y sobretodo que te hayan generado interés.

Desgraciadamente nunca se sabrá que ocurriría si Estados Unidos realmente llevara a sus mejores efectivos. Aunque creo que entre todos, y más principalmente los medios tienden a ensalzar y situar como paradigma de baloncesto lo desarrollado por los americanos, cuando se está demostrando cada año que simplemente es una concepción de juego distina a la europea, ni mejor ni peor, distinta.

Lo bueno de mi aportación es que todo es opinable. Los hay que son principales defensores de la NBA y sus miembros y los hay como yo que relativizan lo que acontece en Estados Unidos. Lo que conlleva la unanimidad es que su baloncesto lleva 15 años estancado mientras en otros territorios ha progresado de manera muy brillante.


Un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home