martes, septiembre 05, 2006

Y Pepu gritó Baloncesto.


Image Hosted by ImageShack.us


Tremenda bofetada. Breve pero contundente. En plena celebración del éxito más importante en un deporte colectivo Pepu leyó la cartilla. No la leyó a las 100.000 personas que asistieron para celebrar con ellos la victoria. La afición del baloncesto no se lo merecía y Pepu bien lo sabe. Pepu tiró con bala a los que lentamente se están acercando al entorno de este deporte de manera interesada y sibilina. La última ha sido TVE ofreciendo todos los detalles, de manera profesional eso sí, de esta celebración. Todo un ejercicio de cinismo después de maltratar a la competición más importante en Europa de este deporte. Anteriormente fueron Prisa y Recoletos los que se han subido al carro sin pedir permiso. Y los que se bajarán de él sin avisarnos antes.

Pepu engrandece su leyenda ante una afición entregada. Ni Gasol, ni Garbajosa, ni Calderón, ni siquiera Navarro merecen abanderar al baloncesto en este país. A ellos sólo les importa su medalla, a Pepu algo distinto. Le importa el baloncesto. Un deporte humillado y aparcado. Pepu es el artífice de la segunda oportunidad que merece este deporte. Una segunda oportunidad no merecida para el ente público que no ha querido ser capaz de igualar la oferta de una cadena generalista de nueva creación para ofrecernos los detalles de este evento. Sólo 3 millones de euros. Un ente público que aboga por el interés general pero ejerciéndolo de manera partidista. Una cadena que no merece recoger los frutos que se generarán a partir de ahora. La misma que nos ofrecía el partido con sólo tres camaras y a la misma hora que el partido de fútbol más interesante de los que se ofrecían de pago. El baloncesto no merecía esto y Pepu lo ha puesto de relieve aprovechándo la popularidad que ahora se ha ganado.

Pepu ha ejercido de líder silencioso desde la banda de la pista. Mientras el equipo nos producía las sensaciones más nerviosas jamás vistas en este deporte el entrenador se mantenía en un tranquilo segundo plano aguardando su oportunidad, planificando el siguiente partido y preocupándose de la gestión de las inquietudes de sus jugadores. Pero Pepu es algo más. Lejos de la modernidad italiana representada en Scariolo y distinta de la escuela balcánica que ocupa los banquillos de los equipos punteros y punzantes de nuestra liga, él representa no sólo a una generación de entrenadores españoles. El representa y transmite los valores propios del baloncesto de España. El baloncesto escolar como principal vehículo en la educación de los niños. La escuela como centro de acogida de este deporte. El baloncesto como actividad cultural frente a la banalidad instalada en otros deportes. Lejos del lujo y la fama.

Por ello hay que agradecer a las instituciones que acogieron a este deporte como experiencia pedagógica. Como por ejemplo el Ramiro de Maeztu. Un instituto público, vinculado de manera ambigua con el Opus Dei, de la calle Serrano de Madrid. Un instituto que ha acogido como alumnos a Letizia Ortiz Princesa de Asturias o al escritor Juan Jose Millás pero que ha educado ni más ni menos que a Antonio Diaz Miguel, Aíto García Reneses y a Pepu Hernández, los tres entrenadores con más pedigrí en España. Aunque este instituto es conocido por todos por fundar el Club Estudiantes. Un club que ha nutrido históricamente a la selección española con jugadores como Alberto Herreros, Alfonso y Felipe Reyes, Nacho Azofra, Juan Antonio Orenga. Una institución que ha inculcado unos valores a los que viven de este deporte. El baloncesto es el motor de sus vidas pero la formación es la que las ha conviertido en algo más que deportistas.

Es por eso que Pepu no es ajeno a ese contexto que le ha formado. No en vano, en el Ramiro le hicieron ser consciente de sus limitaciones físicas para este deporte ofreciéndole sin embargo la posibilidad de desarrollar un proyecto como entrenador a los 16 años en la cantera del club. Su progresión en el club llega hasta consolidarse como entrenador de Estudiantes en la ACB en 1994, alcanzando su punto más álgido cuando ganó la Copa del Rey en el año 2000. Su estancia en Estudiantes le posibilitó ser entrenador de élite sin disponer de la licencia para entrenar. Se la convalidaron por la excelencia que alcanzaba en numerosas doctrinas sobre tácticas de baloncesto que le permitieron obtener el permiso por parte de la Asociación de Entrenadores. Consideraron que su experiencia en el Ramiro era mucho más que suficiente para entrenar en la élite, estuvo presente en la Final Four de 1991 como segundo entrenador del Estudiantes y como entrenador ha disputado todos los playoff mientras duró su contrato alcanzando la final en el año 2003-04, año en el que precisamente fue elegido por todos los entrenadores de la ACB como el mejor de aquella temporada. Lo eligieron porque el baloncesto es algo más que aprender tácticas y practicarlas. Es una experiencia, una experiencia que muchos sabados por la mañana se repite en todos los colegios de España con la esperanza de repetir el éxito alcanzado. La principal cuna de este deporte. Los que sufren el querer convertir a esta palabra importante a partir de ahora en un deporte marginal. Por ellos Pepu gritó baloncesto. Y ellos lo agradecen.

Etiquetas: ,

7 Comments:

At 5/9/06 13:29, Anonymous joanpa said...

hay un hecho que a mí me ha impresionado: la muerte del padre de pepu horas antes de la final

ayer leía en La Vanguardia que Pepu no quiso decirles nada a sus jugadores antes del partido para que eso no afectara al rendimiento del grupo. ¡qué sufrimiento debió aguantar!

sin duda es un hecho que demuestra su gran profesionalidad.

Del tema Ramiro de Maeztu y el basket en las escuelas, si no voy equivocado, podríamos decir que esta selección es fruto del trabajo de años en 4 grandes "escuelas" (lo digo de memoria y corro el riesgo de equivocarme): Estudiantes (Jiménez, Felipe, ¿Garbajosa?, Sergio Rodríguez), Penya (Rudy, Mumbrú), Barça (Navarro, Gasoles) y Málaga (Berni, Cabezas). Calderón no sé de donde procede...

 
At 5/9/06 13:42, Blogger Capità Enciam said...

Concretando sobre ello las canteras eran aproximadamente:

Estudiantes: Jimenez, Felipe Reyes

TAU: Garbajosa y Calderón

Barça: Navarro, Pau Gasol y Marc Gasol.

Penya: Rudy, Mumbrú, Raúl López

Málaga: Berni Rodriguez y Cabezas

Siglo XXI del País Vasco: Sergio Rodriguez, Fran Vázquez

 
At 5/9/06 13:45, Blogger Leon said...

Muy buen post. Pepu es la personificación del estilo de Estudiantes. Es verdad que el baloncesto aquí conserva la esencia de deporte que otros han perdido. Ocurre también con el balonmano. No hay más que ver como están las canchas de Vitoria, Málaga, Estudiantes o Valencia por poner unos ejemplos. Siempre llenas.
Y respecto a TVE es una máquina de destrozar deportes y NUESTRO dinero.

 
At 5/9/06 14:03, Blogger Capità Enciam said...

@León el africano.

No te falta razón al hablar de las plazas de baloncesto.

Hace dos meses hice un análisis de mercado de clubes de ACB que pretenderé retomar una vez bajado el soufflé por esta victoria... Si puedo esta tarde ya haré unos links debajo de los del mundial de Japón

Saludos

 
At 6/9/06 00:16, Blogger el foliot rojo said...

Llevo poco tiempo leyéndote, pero este es tu comentario con el que más de acuerdo estoy hasta el momento. Ojalá que el grito de Pepu no se quede en un grito en el desierto. Lo que ha hecho este hombre durante este Mundial es lo que más me ha impresionado de todo, y mira que lo que han hecho los demás ya es para impresionar... Me pregunto, ¿hubiéramos ganado el Mundial sin Pepu? Y me permito dudarlo. Y aún habiéndolo ganado, creo que no hubiera sido con una lección tan honda (de humildad, honor, saber estar, sacrificio, entrega...).

 
At 6/9/06 09:50, Blogger Capità Enciam said...

@el foliot rojo,

Pepu es artífice del éxito, sin lugar a dudas. No creo que con Moncho López ni con Mario Pesquera se hubiera llegado a los límites de ahora. Aunque también es cierto que ha influido las derrotas anteriores desde el Eurobasket del 2003 contra Lituania en la final los Juegos Olímpicos de Atenas o la derrota contra Francia en el Eurobasket del año pasado. Tanto revés tiende a curtir a un grupo de jugadores que se ha mantenido, la madurez deportiva ha sido tan importante como quién los ha dirijido.

Un saludo

 
At 7/9/06 00:44, Blogger olhadolh said...

Felicidades por la web y el post

 

Publicar un comentario

<< Home