jueves, agosto 10, 2006

Argentina se resiste a ofrecer su último tango.




Veteranía o quizás saber competir. Una virtud o un defecto, o seguramente una combinación de estos dos aspectos es lo que podría definir a la selección argentina. Un deporte, una tradición y unos valores deportivos que sufren por ir a contracorriente de la cultura generalizada del país, el fútbol. Es dificil en un país como Argentina competir con un deporte elevado a la categoría religiosa. Un país que mitifica a sus heroes del balón. Un país donde hasta ahora el baloncesto giraba en torno del anonimato.

Argentina se presenta con una de las mejores selecciones de la historia en el baloncesto. Palabras mayores puesto que la pongo a la misma altura que la Croacia de Kukoc y Radja y el Dream Team de Barcelona 92, la Yugoslavia de Bodiroga de los Juegos Olímpicos de Atlanta o la Lituania de Jasikevicius y Karnisovas en el 2000. Equipos de leyenda de los cuales sólo uno fue imbatido, el Dream Team, los otros se han hecho memorables a pesar de sus derrotas. Las victorias los hizo crecer pero por la forma de pelear por una derrota digna construyeron su propia leyenda. Argentina sin embargo podría situarse a la altura como selección que construye su propia leyenda a base de agrupar, o bien repetir victorias, y va camino de ello. Es la vigente campeona olímpica y actual subcampeona del mundo, y claramente se presenta como la indiscutible favorita.

Su baloncesto gira en torno a las influencias italianas y españolas. Principales destinos de sus jugadores. En España sus jugadores adquieren el talento mientras que en Italia los jugadores desarrollan el concepto defensivo en su totalidad. La táctica en definitiva. En su madurez, muchos optan por la NBA porque son jugadores con una madurez competitiva muy contrastada que escasea en los jugadores americanos. Un argentino en un equipo tiene su peso en oro. Allí desarrollan el físico necesario para competir de tú a tú. Es el hecho diferencial que carecían para alcanzar el éxito en el baloncesto.

Mientras un equipo compite para evitar repetir humillaciones pasadas, Argentina se presenta para confirmarse como la mejor selección, el nuevo vivero de jugadores del baloncesto contemporáneo. La nueva fábrica de valores si lo prefieren. Comparando este equipo que presentan con el que fue subcampeón en Indianápolis podemos observar que el núcleo principal de jugadores ya ha alcanzado la madurez deportiva. Pepe Sánchez, Ginóbili, Nocioni, Scola y Oberto eran los líderes antes y siguen siendo indiscutibles ahora. Un núcleo de jugadores que gira entre los 26 y 29 años. Y bien secundados por piezas de refresco interesantes como el base Prigioni, el escolta Delfino, el alero Walter Hermann el alapivot Gabriel Fernandez y Rubén Wolkowyski. Todos ellos con experiencia internacional. Todos con un palmarés impresionante. Todos están acostumbrados a ganar. A nivel individual como colectivo.

La Argentina que vimos en el Torneo de Madrid nos mostró dos caras, la competitiva frenta a Lituania y la relajada o descafeinada frente a España. Argentina en sus partidos muestra fuerza, a veces violencia, talento y una capacidad para hacer cambiar los factores determinantes en un partido, véase por ejemplo los arbitrajes. Como se diría en el tango, hacen uso de la camorrería para ganar. Como Turquia, Grecia y Serbia. Pero a diferencia de ellos, estos tienen físico y talento que pueden neutralizar el uso de este recurso. Mientras que por ejemplo Grecia o Yugoslavia forma parte de las herramientas para conseguir la victoria. Y en según que partidos su principal argumento.

Argentina no es un equipo vistoso, pero si muy eficaz. Se reserva cuando es necesario y apuntala las victorias cuando lo cree oportuno. Su nivel de superioridad frente a los rivales es similar al de España, si bien España lo construye a partir de la defensa en zona, Argentina proyecta las victorias por la calidad individual de sus hombres. Son muy buenos tanto en ataque como en defensa. Lo único criticable es quizás la dirección de un hombre inexperto a nivel internacional como la "Oveja" Hernández. Un técnico que nunca ha salido de Argentina para dirigir a equipos de la élite y que cuenta en su trayectoria como campeón de Liga Nacional con Boca Juniors. En España fue entrenador de Lobos Cantabria en LEB. A su favor, un dilatado palmarés en Argentina, pero reducido en comparación con el de los jugadores que dirige. Es la raiz de la problemática de la individualidad del conjunto. Similar a la de la selección española con Mario Pesquera.

A favor tienen el calendario, como único rival que le puede arrebatar la primera plaza sólo tienen a Francia. El resto es batible, incluida la nueva Serbia, que no pasa como hemos comprobado por sus mejores días precisamente. Aún así corren el riesgo de enfrentarse en cuartos a Lituania y en semifinales contra España. Por lo que no conviene relajarse. Si ganan pasaran de ser memorables a considerarse de leyenda por méritos propios. O lo que es lo mismo, situarse a la misma altura que el Dream Team. Palabras mayores.






Fotos: Andres "Chapu" Nocioni, principal exponente del progreso del jugador argentino en la NBA.

Etiquetas:

2 Comments:

At 11/8/06 09:22, Anonymous Velimir said...

Hola Capitá!

El rival de españa en Semis, saldrá del duelo entre Argentina y el segundo clasificado del grupo C, que puede ser indistintamente grecia, Lituanioa o Brasil. Entre esos tres equipos, yo veo a Lituani como el más fuerte, seguida de Brasil y de Gracia, por lo que apuesto por Brasil, si bien cualquiera de esos tres equipos puede ser el rival. Aunque también creo que Arfgentina es superior a cualquiera de esas tres selecciones (veo a Brasil fuertísima)

RTespecto a Argentina..es un equipo que en competición se transforma. La calidad e sus integrantes es muy importante, aunque en mi opinión, lo menos importante. Lo principal es el caracter ganador de al menos 7 jugadores (sanchez, Prigioni, Delfino, Ginnobili, Nocioni, Scola y Oberto).

Esa es la baza de argentina. el caracter, la mentalidad y las ganas de ganar de esos 7. A eso le sumamos la calidad que todos ellos tienen y sale un super-equipo.

Las dudas? el entrenador, es evidente...

Aquí, por Vitoria, sabemos mucho de ganar gracias al caracter, y te puedo asegurar que no es un mito...que es verdad. y que jugadores como Scola o Nocioni son inconmparables en ese aspecto a nadie en el mundo.

Si todo marcha segúin lo previsto, la semifinal argentina españa promete ser el partido más bonito de todo el mundial. A ver si empieza ya!!

 
At 11/8/06 13:05, Blogger Capità Enciam said...

@Velimir,

Estás en lo cierto. El grupo C es el más competitivo y es por ese motivo que no me aventuro a saber cuál será el rival de Argentina en cuartos.

Puestos a opinar sobre esa teórica semifinal de Argentina contra España, puede suponer sin exagerar un fantástico duelo similar al de Estados Unidos y Rusia en aquel entonces. Dos fantásticas y distintas maneras de concebir el baloncesto. Sería una buena noticia. Como también lo es que Estados Unidos no sea tan invencible como lo era anteriormente.

En breve publico nuevo post.

 

Publicar un comentario

<< Home