martes, noviembre 14, 2006

El castañazo de Sergio Rodriguez

Image Hosted by ImageShack.us


Un servidor no tiene como costumbre, salvo error u omisión, tratar aspectos del baloncesto norteamericano. No por ser menos interesante, más bien al contrario, sino porque para ello hay diversos foros que tratan dicha temática con mayor brillantez que la que un servidor pueda aportar. Desde el blog de Peter Mihm, el blog de True Wolf, o el dedicado a los Celtics de Pierce. Pero desde hace días tanto en la blogosfera, y en diversos medios de baloncesto se está tratando un tema en particular. La singladura de Sergio Rodriguez. Un jugador que no deja indiferente a nadie. Que arrastra filias y fobias allá por donde pasa. Un base genial para unos y una castaña para otros.

Sergio Rodriguez al margen de su trayectoria en los Trail Blazers, se le considera un base talentoso, es más, por calidad individual lo consideraría de lo mejor que ha habido en España en muchos años. Un base desequilibrante. Un perfil, que hasta ahora, siempre habían importado los clubes españoles de fuera. Un perfil que se ajusta a un Shammond Williams o bien a Carlton Myers en la Italia de finales de los 90. No es un base táctico, como puede ser Prigioni, o bien Pepe Sánchez, jugadores que reúnen las virtudes del baloncesto pragmático y purista como es la FIBA. Sino más bien un base fantasioso, ofensivo, y de vez en cuando lo suficientemente eléctrico y que por ello puede considerarse un base de los que entra fácilmente en comunión con la grada.

Ya desde joven apuntaba buenas maneras. Es un jugador que ha quemado etapas demasiado deprisa. Con 20 años ya ha ganado un oro con la selección española, y ha disputado una final de Play-Off contra el Barça en la temporada 2003-04, apenas 18 años. Pero su periplo en el baloncesto europeo ha sido excesivamente corto y su aventura americana fue bastante precipitada. Es cierto que Pau Gasol se fue con 21 años a Memphis, pero ganando dos ligas ACB y una Copa del Rey, marchándose siendo MVP de la temporada. Gasol dejó el Barça siendo el pilar de su equipo con sólo 21 años. Sergio Rodríguez no sólo no consiguió llegar a ello, sino que fue incapaz de sostener a su equipo en los peores momentos. Al principio de temporada. De hecho Estudiantes fue para arriba cuando Nacho Azofra y Carlos Jiménez se pusieron las pilas. Fue una temporada de transición para que en esta temporada, Sergio Rodriguez, reemplazando a Azofra, y Carlos Suarez, sustituyendo a Jiménez, crecieran como jugadores y como pilares del equipo. Un requísito para tener opciones, no triunfar, en la NBA.

Ocurrió prácticamente lo contrario. Sergio Rodriguez decidió arriesgarse considerando que la oportunidad de ir a la NBA sería única. El mismo lo define como el último tren. Cuando estoy seguro que esta temporada habría tenido un número de draft mayor si hubiera hecho los deberes. Principalmente porque sería un año más maduro, y en segundo lugar si se hubiera retrasado su llegada a la NBA, podría haber aprovechado para ayudar a su equipo a ser más competitivo. De hecho si hubiera ganado algún título sería una buena carta de presentación a la NBA.

Sergio Rodriguez no ha tenido un buen comienzo en la NBA no por no saber defender, su principal defecto, sino por ser excesivamente joven y por perder bastantes balones en sus partidos. Es inexperto con la posesión en un encuentro de baloncesto en la élite. Arriesga bastante en un baloncesto donde, para colmo, se miran con lupa las pérdidas de posesión. El último encuentro que disputó seriamente, el 25 de Octubre contra los Clippers, estuvo en pista 20 minutos y perdió la cifra de 8 balones. Debe serenar su juego pero sin perder su principal seña de identidad. La explosividad. Esta carencia, un año más con Pedro Martínez, o bien con otro entrenador como Scariolo la habría solucionado y quizás habría aprendido nuevos recursos. Ahora le tocará esperar. Porque debido a su juventud, e inexperiencia, los entrenadores maltratan al jugador para restaurar su ego que pierden cuando tratan con las estrellas. No lo veo claro que tenga opciones. Es más, va a perder un año vital para su formación. Sólo tiene 20 años, una edad donde muchos todavía están ganándose los minutos en equipos asimilados. Esto es lo que tiene el talento precoz. Queman tan rápido las etapas sin tener en cuenta que algún día se queman a ellos mismos. Aunque Portland tiene mucha parte de culpa en esto. Quizás por ello hablamos de castañazo y no de rídiculo en toda regla.


El duro inicio de Sergio Rodriguez en El País.



8 Comments:

At 14/11/06 15:45, Blogger zaragocista said...

Capitá
Sobre lo que dices de Cabezas en el anterior post ha debido recuperarse. Porque vamos el otro día en Alicante jugó a no srer que yo viera un fantasma jaja.

Y saobre al articulo pues eos parece. Es cierto que ahora los jovenes jugadores queman las etapas mucho mas rapido que antes. A mi me parece un buen base, que se podia adaptar al juego americano, aunque es cierto que deebria haber esperado minimo un par de años más.

Cambiando de tema, mal pinta el CAI.Primer corte de la temporada para....Juan Pablo Sartorelli.

Un saludo.

 
At 14/11/06 17:02, Blogger Capità Enciam said...

@zaragocista,

Pues pensaba que estaría lesionado todavía. Gracias por la puntualización.

Desconocía lo del CAI pero... la temporada es muy larga, aunque la competencia es abrumadora...

Saludos

 
At 15/11/06 00:02, Anonymous Stifmacuin said...

Capità, he notado en otros posts y en este un cierto resquemor de tu parte con respecto a la gente que prefiere irse a la NBA a quedarse en la FIBA formandose ( Sergio ) o ganando titulos (Bomba Navarro). ¿Podrías desarrollar eso algún día? Si es que es así.

Te lo digo porque a mí me pasa algo parecido. Prefiero Europa a la NBA. Siempre me he reconocido como un poco clasico y prefiero a Nacho, Epi, Chicho, Andres y Audie que a Magic, Byron, James, Mychal y Kareem.

Un saludo.

 
At 15/11/06 10:11, Blogger Capità Enciam said...

@stifmacuin,


Lo que propones es una idea muy interesante. Aunque he de puntualizar varios aspectos:

No existe el resquemor hacia la competición americana en sí. Tiene mis respetos aunque se debería añadir que ambas disciplinas se deberían considerar deportes distintos. No son ni mejores ni peoras una disciplina de la otra son distintas.

La crítica (o resquemor) va enfocada hacia tres direcciones. La propia patronal que desarrolla la competición. Por permitir que las franquicias exploten talentos jóvenes extranjeros cuando para sus jugadores americanos les imponen en su mayoría una estancia universitaria.

Al propio Sterm. Por permitir una cierta tendencia a la banalización de la competición. No todo el mundo está capacitado para participar en esa competición. Es más, antes se tendía a contratar al jugador europeo que destacaba en palmarés. Ahora se va más allá. Toda promesa europea que tenga un mínimo de presencia en su equipo tiene opciones de ir a la NBA. Cuando no debería ser así.

A los jugadores FIBA. Al percibir la sensación que todos pueden ir a participar en el pastel que significa la NBA, incluso más jóvenes y peores jugadores que los que realmente destacan, muchos fuerzan la salida. Véase Navarro. Pero no es una decisión deportiva, sino más bien de carácter económico o de notoriedad. En el caso de Navarro es notoriedad pura y dura, es dificilmente mejorable un contrato de dos millones de euros que cobra en el Barça....y más para un jugador elegido en segunda ronda...

 
At 15/11/06 13:42, Anonymous Stifmacuin said...

@ Capità.

Mi padre siempre me decía que había que elegir entre ser cola de león o cabeza de ratón. Mi comentario-pregunta iba más en el sentido que te leí alguna vez de que es más bonito retirarse habiendo ganado tres Copas de Europa, cinco ligas y cuatro copas del Rey que habiendo sido Rookie del año y MVP otro año en un equipo perdedor del Midwest. Cuentas corrientes al margen. Cuando se gana tanto dinero como la Bomba, llega un momento que el dinero no debería importar tanto la pasta ni siquiera el reconocimiento individual. Probablemente, es una visión de la vida muy romantica pero de haber sido profesional me hubiera gustado más haber tenido la trayectoria de Epi o incluso Saras o Karnisovas a la de Schrempf por poner un ejemplo.

Respecto a la NBA, eso no es deporte es espectaculo. Y por esas reglas se rigen.

Un saludo.

 
At 15/11/06 17:25, Blogger Capità Enciam said...

@stifmacuin

Totalmente de acuerdo. Suscribo plenamente tus palabras. Yo valoro más la grandeza de Bodiroga por el palmarés que ha conseguido.

Sobre el tema Navarro ya me pronuncie, dilapidará la oportunidad que se le cuelgue la camiseta del Palau habiendo ganado un título que ni siquiera ganaron karnisovas, Epi, Solozabal, Sibilio, Andres Jiménez o Audie Norris. La Euroliga. Dilapidará su talento excesivo por la falta de mentalidad competitiva. Y lo dilapida por su escasa capacidad de liderazgo....

 
At 15/11/06 23:18, Anonymous Stifmacuin said...

Para los que hemos jugado mucho al baloncesto, pero muy poco, mas bien nada, a un nivel federativo, Navarro me recuerda al tipico jugon del parque. Mucho talento, buen tiro, electrico, el típico que mejor tenerlo contigo que contra tí, y que sin embargo te lo encontrabas en una cancha de verdad y se volvia muy, muy pequeño. El problema de Navarro es que no se fue en 2002 a la NBA, se hubiera metido un hostion, perdón castañazo, considerable y hubiera vuelto al Barça siendo quizás aún mejor. Ahora sin embargo es un frustrado que para cuando le llegue la hora NBA ya no será nadie.

Con todo confio en que recapacite, piense en Stojakovic, Schrempf y Marciulonis y su flamante trayectoria de titulos NBA y se quede como un Bodiroga en Europa, en el Barça, y ganando titulos.

 
At 16/11/06 17:23, Anonymous velimir said...

malos momentos para este post!!!

16 asistencias en sus dos últimos partidos, y creciendo en minutos!!!

pero no voy a ser ventajista. reconozco que pienso como tu, capitá, y que creo que Sergio se la pegará en la NBA. Es más, lo veo como el proximo fichaje mediatico del real madrid, de aquí a uno o dos años

 

Publicar un comentario

<< Home